More

    Martín Mosquera: “Estamos ante un nuevo ciclo político”

    Martín Mosquera es dirigente de Poder Popular y editor de la revista Jacobin Latinoamérica, conversó con ResistenciaOnline sobre los desafíos que se le presentan a la izquierda frente al gobierno de Milei

    M.M. Vamos a una situación con bastante incertidumbre. De un día para el otro van cambiando los ministros, las políticas todavía no se sabe cuales van a ser. El contexto económico también genera bastante incertidumbre. Hay que prestar atención a si en estos días se profundiza una megadevaluación. Posiblemente Milei quiera una megadevaluación en estos días porque esto permitiría llegar a una situación hiperinflacionaria que allane el terreno para aplicar sus medidas. Algo parecido a lo que pasó con Alfonsín y Menem, que le suministró una autoridad política la hiperinflación a Menem y un apoyo pasivo para medidas drásticas

    Recuerda esto a la doctrina del shock de Naomi Klein, como la situación traumática permite la implementación de políticas antipopulares. ¿Crees que Milei representa un proyecto fascista? 

    M.M. El debate sobre el fascismo está entorpeciendo el análisis del fenómeno que tenemos delante, genera cierta pereza intelectual. Yo veo dos errores, el primero es decir: cada vez que hay un componente autoritario en un fenómeno político es fascismo. El fascismo tuvo sus propias particularidades, no hay partidos de masas como el nazismo, o el fascismo, no hay bandas paramilitares dando vueltas como hubo en los años 30, por lo tanto una repetición mecánica no vale. Existe otro error, que es decir: como no es fascismo no hay una amenaza a las libertades democráticas. 

    Si bien hoy es difícil hablar de fascismo, sí es un fenómeno de extrema derecha. El fascismo no es la única forma de amenazar libertades democráticas, no es el único instrumento que utiliza el aumento del factor coercitivo de la dominación política para infligir una derrota a largo plazo de las clases populares. Por eso el argumento de que como no es fascismo podemos llamar a votar en blanco me parece un error estratégico brutal. Yo creo que el FIT-U, con excepción de Izquierda Socialista, cometió un error grave con un costo político muy alto. 

    ¿Esto crees que plantea una reconfiguración de la izquierda argentina? ¿Esto puede generar el surgimiento de nuevas tácticas o puede replantear el lugar que ocupa el FIT-U?

    M.M. Se cerró un ciclo político y estamos entrando a otro. Es muy incierto cual va a ser el destino del gobierno de Mielei; en el marco de la izquierda tampoco sabemos qué va a pasar. Podría haber evoluciones positivas, que este error de espacio a que surge una izquierda marxista no sectaria, con un enfoque unitario. Podría suceder, como en  otros países, que errores estratégicos de esta magnitud genere un aislamiento.

    El frente único no es sólo la alianza defensiva con los reformistas contra la burguesía o la ofensiva de las patronales, es también una táctica de los revolucionarios para la conquista de la mayoría. Una delimitación meramente propagandística es insuficiente en comparación con construir marcos unitarios y que la delimitación sea un subproducto de la incapacidad de los aliados de llevar a término una lucha común. La izquierda marxista tiene que estar en la primera línea contra la extrema derecha. Esto queda patentemente marcado con las declaraciones de Sobrero, cuando sale a decir: yo voy a seguir siendo enemigo político de Massa, pero no puedo ser neutral ante quien reivindica a la dictadura. Imaginate lo que hubiese pasado si quien decía eso era Myriam Bregman y ponía todas las estructuras militantes del FIT-U al servicio de una campaña contra la extrema derecha.

    Yendo a las tareas que tenemos quienes nos organizamos en la izquierda, ¿qué tácticas dieron resultado en otros países?

    M.M. Acá estamos acostumbrados a que la izquierda vote en blanco, pero en realidad esto es una excepción, a nivel mundial no pasa esto. En Francia la izquierda tuvo la táctica de nunca poner en el mismo plano la extrema derecha y la burguesía convencional. Poniendo un caso más cercano, en Brasil el PSOL tuvo la política de caracterizar que se está en un momento defensivo, incluso reaccionario. Esto que parece elemental, no es obvio. Parece un razonamiento repetido, la idea de que el ascenso de la extrema derecha va a tener como subproductos explosiones sociales, esto no se verifica. 

    Otra táctica es reposicionar a la organización en una política amplia de frente único. Alianza defensiva en principio con las corrientes del movimiento obrero, que son mayoritariamente reformistas, tanto en las calles como en la lucha electoral. Las corrientes del FIT-U se han cansado de escribir que se podía votar en blanco y ser indiferente al resultado electoral porque las cosas se dirimen en la calle y no en las urnas. ¿No tiene nada que ver el resultado de una elección con la lucha de clases? ¿Qué hace el FIT-U cuando se presenta a elecciones, hace algo diferente a la lucha de clases? Todos los elementos de la política son parte de la lucha de clases. El Estado no es sólo el reflejo de lo que pasa en la calle. El Estado tiene una fuerza que puede quebrar las relaciones de fuerzas, no es indiferente quien tiene ese elemento en sus manos. El problema es que las corrientes que defendemos esto en Argentina somos muy chicas.

    Contanos de tu organización y las perspectivas que tienen en el futuro próximo.

    M.M. Poder Popular es la fusión de tres organizaciones de tradiciones diferentes. Creemos que desde hace 40 años estamos en un ciclo nuevo en el que se cerró el ciclo histórico de la Revolución de Octubre. La tarea de la izquierda revolucionaria es poner en el centro la comprensión común de la etapa y no tanto las tradiciones históricas de las corrientes. Yo vengo de la corriente mandelista y nos fusionamos con otras corrientes que vienen del PRT. No pretendemos ponernos de acuerdo sobre lo que pasó en el pasado sino sobre lo que tenemos que hacer ahora: tenemos que construir una alternativa política nueva, porque la lucha contra la extrema derecha es difícil si es sólo en el terreno social, lo que va a pasar es que tendremos que recurrir de nuevo a un voto ultra crítico al peronismo si no la construimos.

     

    Una cosita más...

    Si llegaste hasta acá es porque valorás que exista un periodismo para darle voz a la resistencia. Colaborá con un pequeño aporte mensual para que podamos seguirte brindando la mejor información y análisis.

    Nuestros suscriptores reciben gratis nuestra edición impresa y un newsletter semanal por mail además de otros beneficios y regalos exclusivos.

    DEJA UNA RESPUESTA

    Por favor ingrese su comentario!
    Por favor ingrese su nombre aquí

    Edición impresa

    Notas recomendadas

    ARTÍCULOS RECOMENDADOS